usado por Dios para liberarCon nada por ganar y mucho que perder, Otoniel, obedeciendo al llamado de Dios, lideró a toda la nación para liberarles del yugo opresor de las naciones vecinas, que se habían enseñoreado de ellos.   Aquella nueva generación que no conocía Dios ni sus poderosos hechos era atraída por los dioses de las naciones vecinas, dioses a quienes si podían ver y tocar.  Se apartaron de Dios y se fueron hacia la adoración a los ídolos, por lo cual las naciones vecinas se engrandecieron sobre ellos.  Dios tuvo que levantar diferentes jueces a través de ese período para liberarles de la opresión.
Tu, siendo un ungido de Dios, eres llamado para ser un liberador de personas y generaciones que, debido a su ignorancia de Dios, están sometidos a diferentes yugos por el enemigo opresor, el diablo.

Leer más (PDF)

Leer más (PDF)

A %d blogueros les gusta esto: