Un tiempo muy complicado se vivía en la ciudad de Samaria, la escasez y pobreza había aumentado de una forma aplastante, al grado tal que las personas decidían comer a sus propios hijos ante la desesperación y falta de recursos en los que se encontraba.
Pero en un instante, Dios transformó toda situación en enorme bendición, la ciudad estaba siteada, pero el profeta de Dios dió la palabra que al día siguiente sería todo transformado y así fue.
Hoy día podemos ver que nuestro país avanza aceleradamente ante una situación muy similar, los empleos se acaban, los recursos se reducen  y la pobreza aumenta exponencialmente, sin embargo, para todo aquel que escuche y crea esta palabra Dios lo transformará a partir de mañana, cosas impresionantes podrás vivir, podrás tener palpable la mano de Dios actuando a tu favor, y una vez que estés disfrutando de la enorme bendición que Dios te da, no lo calles ni un solo día; compártelo con mas personas.

Descargar

Descargar

A %d blogueros les gusta esto: