La fe es la semilla espiritual, que es un don de Dios que da inicio a una vida espiritual en el hombre. Es por ella que podemos nacer del Espíritu para una nueva vida. La semilla del Reino, la fe, crecerá a partir de la Palabra de Dios que es como el agua que la riega y la hace germinar. Esta fe tiene la capacidad, como todas las semillas, que después de haber sido sembrada, crecerá de suyo y producirá fruto abundante.

Sin embargo, Jesús, ahora no nos habla de la semilla y sus maravillosas facultades, sino del terreno. Para producir fruto abundante del Espíritu, es necesario no solo sembrar la semilla correcta de fe, sino que el terreno sea bueno.

 

Leer más (PDF)

Leer más (PDF)

Descargar

Descargar

Escuchar

Escuchar

 


0 comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: