Comiendo el árbol de la Vida
18 August, 2019
Reposando en Jesús
1 September, 2019
Mostrar todo

La ley del amor

El Antiguo Pacto de la Ley no podía sanar a nadie de su carnalidad ni pecado; solamente le informaba que era un pecador. Por la ley es el conocimiento de pecado. Les he dicho que es como acudir a un laboratorio médico en donde te hacen exámenes de sangre, de orina, rayos X, tomografías, estudios de contraste; etc. Ninguno de esos procedimientos puede sanarte, solamente examinarte y mostrar lo que hay mal en tu cuerpo.

Ni los fariseos, ni los escribas, ni los sacerdotes mismos podían discernir el espíritu de la ley de Moisés, pues ellos igualmente eran carnales. El espíritu de la ley de Moisés era el AMOR. Amar a Dios por sobre todas las cosas, y a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Quien cumpliera estos dos mandamientos estaría cumpliendo toda la ley, tanto la moral, como la ceremonial, como la civil.

Así que el Nuevo Pacto de la Gracia en Cristo Jesús es la respuesta de Dios ante el dominio del pecado. La ley sería cabalmente cumplida, pues cada pecado sería juzgado y castigado; el pecado sería entonces erradicado del mundo, y nunca más el pecado se enseñorearía del hombre que estuviera bajo este nuevo pacto de la Gracia.

La Gracia no promueve el pecado, por el contrario, es la respuesta de Dios para promover una vida de santidad en Su pueblo, en la iglesia, en los creyentes.

Leer más (PDF)
Leer más (PDF)
Escuchar
Escuchar
Descargar
Descargar
A %d blogueros les gusta esto: